La última y me voy: “The Lobster” (2015)

No sé cómo ni por donde empezar. Creo estar en el punto preciso de no saber qué cresta pasa en la vida y es excelente para una película que te bota en la mitad de la nada sin agua, sin comida y sin mapa. Estoy hablando, después de mucho tiempo, de The Lobster.

David acaba de ser dejado por su esposa. En un futuro distópico lejano/cercano los solteros son llevado al Hotel, un lugar donde se encuentran con otros solteros y disponen de 45 días para encontrar al amor de su vida… o serán convertidos en animales. Literalmente.

No es noticia que hace rato que no escribo. Y pucha, muchas son las razones, pero ahora las dejé todas de lado. Todas. Necesito comentar de ésta película, como nunca antes lo he necesitado por que me tiene muy sumergido en pensamientos que creo no podré esclarecer o al menos dejar de lado hasta que no los ponga por escrito. Así que ahora lo que leerán no será una crítica. No será una reseña. Será una liberación. SI, ASÍ DE HIPSTER ME PUSE EN EL ÚLTIMO TIEMPO. Voy a tratar de hablar así en general, tratando de cautivar al lector que no la ha visto, pero después salvajemente entraré en el terreno de los spoilers por que OOHH, PUTA QUE ES NECESARIO.

Bueno, más que spoilers, son análisis de muuuuchas cosas que pasan en ésta película. Es una película donde pasan muuchas, cosas, pero no se siente apresurada ni nada. De hecho, en un rato yo la detuve para ir a buscar algo para comer, y de repente me di cuenta que llevaba super poco, como media hora quizás y lo primero que pensé fue “ohh, que bien, queda mucha película aún”.

Según tengo entendido, ésta es la película menos volada y aterrizada de Lanthimos. Y ESO ES DECIR MUCHO. Yo cuando empecé a verla no cachaba nah de nah de qué se trataba y quedé pah dentro. Primero, cuando hablaban de convertirse en animales no sabía que lo decían literalmente. Yo juraba que era una especie de metáfora. Incluso, al principio pensaba que el perro era del hermano, no que era el hermano. Entonces, ésta volada media surrealista que se va metiendo de a poco en la historia es tan sutil que te confunde a ratos.

Se me hacía muy raro ver a ño Colin actuando así: yo solamente lo había visto antes en esa película de la cabina telefónica que no me acuerdo como se llama, pero es NAAH QUE VER comparada con ésta. Todas las actuaciones son raras, pero funcionan dentro de la película. O sea, todos actuaban como si lo que pasara fuera de lo más normal, pero también con una suerte de ligera distancia respecto a la realidad que los volvía meros espectadores de lo que pasaba.

lobsterfield-0-0

Spoilers? Donde?

La fotografía es muy pulcra. El hotel donde se desarrolla la historia es tan simétrico, todos andan vestidos iguales, y los lugares aledaños tan hermosos. Como la vida en pareja. Hay un contraste importante con el bosque de por ahí cerca donde la estética se vuelve más desordenada y sucia. Como la vida de soltero.

La historia es maestra y está maravillosamente contada. Con una narradora que entra de vez en cuando y pasa de omnisciente a presente y del pasado al presente, y del presente al futuro. Nunca es compleja ni pretende serlo. Sólo nos adentra de a poco en la mente de nuestro protagonista, del cuál tampoco llegaremos a saber tanto. Y además, el soundtrack en su mayoría son temas clásicos que ayudan mucho a la tónica de la historia.

Desde éste punto hasta donde indique, hay spoilers y divagaciones. Más divagaciones que spoilers.

Arriba fui muy vago. MUCHO. Porque lo que finalmente hace maestra a ésta película son las lecturas que podamos darle. Ésta película claramente habla del amor de pareja. Y no solo eso, habla del amor de pareja como lo único que tenemos. Como lo único que importa. David vive en una sociedad donde no se puede vivir solo. Donde los solteros son tratados como animales (y constantemente amenazados en convertirse en idems) y que además no tienen los mismos beneficios que los que están en pareja. No pueden comer con ellos, no pueden juntarse con ellos, y ni siquiera pueden hacer los mismos deportes que ellos. Hay una escena en un mall donde unos guardias literalmente están pidiendo los partes de matrimonio a las personas solas que encuentran por ahí para asegurarse de que no sean solteros.

Éste es el mundo que hemos creado po. ¿En qué momento el tener pareja es obligación? No lo digo por despecho de solterón. Yo estoy soltero ahora y lo llevo por mucho tiempo, y no saben lo mucho que lo disfruto (no me revuelco con todas las minas que pillo en la calle, pero igual lo paso bien). Estar soltero está subvalorado.

Un mundo en el que no eres nada si no tienes pareja. Donde se cierne, desde no sé cuando ni por qué, una obligación social de estar acompañado (que desemboca finalmente en una ansia personal por querer ‘eso que tienen ellos’). Se nos pinta el estar en pareja como la gran solución a la vida, y se proteje más que a nada. Lanthimos no sé si es demasiado maestro o simplemente está totalmente loco, porque expresa de una manera que bordea la ridiculez situaciones del amor que son muy vívidas. Por ejemplo, en el universo de The Lobster, todas las parejas se reúnen en la base de tener algo en común. Uno de los amigos de David cojea, y cuando llega una mujer que cojea, el cree tener una oportunidad, hasta que descubre que ella en realidad sólo tenía un esguince. Uno, al otro lado de la pantalla queda como “que imbécil, como se va a andar fijando en esas cosas”, y nosotros no somos muy diferentes. Yo no soy muy diferente. Siempre pensando en que “Ay, es que a ella no le gustan los mismos grupos que a mi, las mismas películas, no tenemos las mismas ideologías políticas” etc etc. De hecho, David también cae en éste juego tonto incluso después de escapar del hotel. Se enamora de “ella” cuando descubre que es miope igual que él, y luego siente celos de otra persona, y la encara pensando que él es miope, porque cree que ésta situación es suficiente como para separarlos. Y cuando ella queda ciega, David de a poco pierde el interés… él no quiere, pero no puede evitar estar dentro de éste sistema donde necesitamos algo de qué afirmarnos para amar. El amor no llega solo, y no se cimenta sobre la nada. Es tanto el afán por amar, que el decide quedarse ciego también para poder tener algo en común.

Y hablando de cosas en común… éste compadre amigo de David decide fingir que tiene hemorragias nasales frecuentes para poder emparejarse con una mina que si tenía hemorragias nasales frecuentes. Y así de simple. Siempre estamos en la búsqueda de alguien con quién podamos compartir puntos de vista y amar juntos el pan con palta, caminar por la orilla de la playa y el fetiche de cosquillas. Lo deseamos profundamente. Pero eso no es suficiente. El amor no es sólo eso. Puedo tener un grupo de amigos completo al que le gusten las mismas cosas que a mí… pero cuando llega el amor? cuando?

Cada vez que una pareja se logra, hacen una ceremonia en la que les dicen algo que es maestro: “Estarán un tiempo de prueba como pareja. Si tienen problemas, se les asignará un hijo, eso usualmente los soluciona”. Y en unas escenas luego, los vemos con una hija! Una niña de unos 7 años que sólo vino a éste mundo a pegar a la fuerza lo que ya de por sí no funciona. Y cuál es el final de su historia? En un arranque de sinceridad, David decide contarle a ella que él finge la hemorragia, y la hija… LA HIJA, dice “no me gusta éste señor mamá, mátalo!, mátalo ahora!”. Llega un momento de la relación de pareja donde ya no hay nada que hacer, pero ya has avanzado tanto que pah que rendirse ahora!? Es cómo ver una serie que iba súper bien, y ya por los capítulos finales es un asco. Ya llevas más de 6 temporadas vistas… te rendirás ahora?

Y la verdad es que ser soltero tampoco es la panacea. Los solteros son una suerte de tribu rebelde que vive odiando el establishment de tener pareja, pero es que tampoco se dan la oportunidad a ellos mismos de amar. De en verdad amar. Claro, el amor como se fuerza en el hotel es súper inhumano… pero el amor SI existe, pero hay que dejarlo fluir. Todo tiene su tiempo.

Fin de los spoilers

No sé ustedes, pero yo considero súper complejo el amor. Me cuesta entenderlo, me cuesta expresarlo, me cuesta diferenciarlo de otras emociones de las cuáles tampoco soy tan dueño como quisiera. Una amiga me dijo que yo le temía al amor. Puede ser… nunca me lo he planteado. Aunque quizás no es que le tema al amor per sé pero si que recuerdo experiencias pasadas y no gracias. Yo sé que es malo generalizar, pero a mi me resulta bastante conveniente en estos casos. Vengan a debatir, los espero amablemente.

Ésta película para mi es uno de los grandes descubrimientos del año. Este director no lo conocía (es griego) y fue tan bakán de repente encontrarme con un producto tan bueno y con que tiene otras películas que podré empezar a investigar. En serio, me siento muy feliz al respecto.

Vean The Lobster y si les gusta recomiendenla a la persona que les gusta. Si a esa persona también le gusta, ya encontraste tu alma gemela 🙂

#eso

Pd. Si me quedo solo, seré un pato.

 

“In the Mood for Express”: Una nueva revisión híbrida de #15Días

Vamos a saltarnos por ésta vez las excusas de por qué no he escrito nada. Tiene algo que ver un poco por lo que comentaba antes: igual siento que dentro del mundo todo está dicho. Ese es un pensamiento bien peligroso en mi parte tomando en cuenta que de aquí a un tiempo más voy a convertirme en un productor de películas (muy wenas por lo demás) pero probablemente poco necesarias. Quizás tendré que darme el tiempo para formar una opinión que valga la pena escuchar. Dicho sea eso: Wong Kar-wai.

Tenía hartas ganas de escribir pero (aparte de lo de arriba) últimamente he visto tanto que no puedo decidirme. Dicho sea eso: Wong Kar-wai.

Bueno, y quién cresta es Wong Kar-wai? (Desde ahora en adelante le diremos Willy Wong Kar-wai porque si). Willy Wong Kar-wai es un director chino que es muy seco y que yo vine recién a conocerlo la semana pasada que fue cuando vi al hilo (o sea no the real al hilo hilo, fue en dos diferentes días) dos películas suyas, las cuales hoy pasaré a comentar, amar y recomendar.

Chungking Express (1994)

chu2

“Para ella yo no soy muy diferente de una lata de piñas”

Chungking Express es una película muy wena del director arriba mencionado. Es una historia de amor, bueno, dos historias de amor en realidad, que tienen como punto base un local de comida rápida. La primera historia es acerca de un paco que fue brutalmente pateado por su pareja. Para mis lectores no chilensis, con “pateado” me refiero a que fue dejado. Terminó. Murió la relación. Sefiní. Etc. Entonces vemos la vida de éste soltero que es demasiado triste, pero que la mano maestra del director la convierte en una comedia que funciona DEMASIADO bien. Te da de esa risa que es como “hahhahahahahahahahahahahhahaaaaaahaaaaa awwwww :c” que al final te hace sentir una empatía muy cuática. La 2da historia es acerca de otro paco, que también fue pateado. Al final, Willy Wong Kar-wai es el equivalente chino de nuestro compadrito Matías Bize. Imagínense una película de ellos dos. Uff.

Bueno, la peli tiene una fotografía bien interesante y ejecutada de una manera muy buena. No excelente, pero ya veremos eso. La historia está maravillosamente contada y los personajes se mandan unas frases pal bronce que OOGHHHH son demasiado bakanes. Varios concordamos que su técnica todavía no era tan pulcra ni tan exquisita, pero entonces nos pega con…

In the Mood for Love (2000)

in-the-mood-for-love

Puta que es brígida ésta escena 😦

La 2da película que vi fue ésta y morí. Perdí en muchos niveles y puta creo que nunca más en la vida podré ser feliz. Ésta es otra historia de amor, pero que no tiene pacos, y que no tiene nada, cero, nothing, natia, NEIN, comedia. Es un dramón de proporciones bíblicas donde un hombre y una mujer que son vecinos de un condominio descubren de una forma muy mala onda que sus respectivas parejas les ponen los cuernos. El diccionario de Willy Wong Kar-wai no contiene la palabra “Felicidad” pero si tiene “dolor”, “omg”, “lluvia”, “mamá abrazame quiero llorar y morir de soledad”. Una de las cosas que me llama haarto la atención de la película es la decisión de nunca mostrar a las personas involucradas en el affair. O sea, escuchamos sus voces, pero siempre están fuera del cuadro. Los diálogos tienen una cierta intimidad donde la pareja ésta intenta cubrir con sus palabras el amor que sus cuerpos emanan. La actuación es perfecta. Dentro de la obra la fotografía es tan maravillosa que a uno no le queda más que arrodillarse y llorar. Tonalidades rojas, amor, desamor y vestidos maravillosos hacen de “In the mood for love” una obra maestra indiscutida (y que de hecho los queques alrededor del mundo no son pocos). PEEEEEEEEEERO si me preguntas a mi… a mi me gusta más Chungking Express.

Primero por que siento que CE tiene menos presupuesto y aún así se las arregla para verse la raja. Además, no sé… con ITMFL puedo sentir que es maravillosa y llorar y llorar caleta (como debe ser)… pero siento más realismo y empatía con la historia de CE. Y en específico con el primer paco. Qué personaje más maravillosamente escrito! Un personaje del que todos podríamos aprender mucho. Primero, un personaje que cree en el amor del weno. Y además, le da oportunidades al amor (pienso en las piñas y lloro de alegría) y por último al perder… aprende a seguir su camino, después de muchas (y muy cómicas) caídas. De hecho, cuando terminó su historia y empezó la otra como me sentí un poco buuuuuu, pero la segunda historia también es tan buena que puta… Willy Wong Kar-wai, córtala. Deja de ser tan bakán.

Ésta película(s) te va a gustar si:

Te gustan los dramas bien llorones, pero que no son llorones gratuitamente. O sea, nada en comparación con las cebollas gringas.

Esta película(s) NO te va a gustar si:

Te cargan las historias de amor y el modo en que están idealizados en el cine. AUNQUE éstas películas en específico en realidad son nada que ver comparado con cualquier película de amor/romance que hayas visto antes.

Si no has visto nada de Willy Wong Kar-wai, creéme que vas a amarlo.

#eso

Pd. Siento que no dije nada XD

Buscando a Dory (2016): Pixar Akwardness Alert

¿Ustedes leen lo que escriben? Bueno… ¿escriben?

Yo siempre leo lo que escribo. Tengo una especie de amor tipo odio tipo obsesión con lo que escribo. Es como si cada cosa que escribiera fuera una obra maestra. Excepto por que no lo son. Anyway… a lo que voy es que yo leo este blog in a regular basis y como que me tinca, creo, parece, no sé… que mi etapa de reseñas de películas ya pasó. Siempre quiero hablar de películas… pero creo que ahora quiero llevar la conversación a un nivel distinto. O tal vez sólo sea por hoy. Lo único que sé, es que hace algunas horas vi Buscando a Dory y creo que este comentario no será como siempre.

Buscando a Nemo se estrenó el 2003. En ese tiempo yo no cachaba nada de nada. Era chico y veía las películas como los chicos. Me reía de los chistes de peos y me asombraban los colores. Ahora que lo pienso… tenía 10. No era taaaan chico. Pero si recuerdo que las películas no eran lo que son ahora para mi. Buscando a Nemo es una de mis películas favoritas de Pixar, pero se hizo favorita años después… cuando ya había salido de la media, cerca del 2012 y pude hacerle un visionado mucho más adulto, donde descubrí que aparte de los chistes de peos, también habían otros bastante inteligentes, la historia era cálida y los personajes tenían unas líneas tan memorables… fue casi en el despertar de mi amor por el cine. Entonces, hoy… tenía miedo de reencontrarme en las profundidades con un producto mediocre. Yo entiendo, créanme que entiendo que el mundo funciona con lucas… pero ¿sacar una secuela 13 años después? o sea, yo sé que en Pixar todo lo que tocan se vuelve oro pero… en serio?

(Para ser justos… el proyecto de una secuela de Buscando a Nemo está desde el 2005, así que no es tan errado pensar que la nueva película tendrá harto del espíritu de la primera.)

Punto aparte… me tenía intranquilo el nuevo prisma que estoy adquiriendo en la Escuela de Cine. Ese prisma que evoca una evaluación activa durante cada segundo del film y pucha… pasaron cosas muy heavys.

Todos sabemos que Dory tiene un problema: pérdida de memoria a corto plazo. No recuerdo como fue cuando era chico, pero probablemente me daba mucha risa el hecho de que olvidara todo y al rato lo dijera otra vez. O sea, por el algo el personaje de Dory tuvo tanto arrastre que decidieron hacerle su propia película, pero lo que no puedo dejar de pensar es que… ¿en verdad nos estamos riendo de un discapacitado? no nos reímos por que tira tallas… nos reímos de su problema. Es un punto muy oscuro, incluso para ti, Pixar.

Lamento ser “ese tipo” pero pucha, si. Es raro lo que haces. Mira, a mi nunca me causó gracia el personaje de Dory, pero reconozco que tiene sus momentos, y sus momentos no son cuando se le olvidan las cosas, son cuando Dory es Dory. Cuando es ese pez azul buena onda que le gusta ayudar a los demás y que tiene una canción en el corazón siempre que se le necesita.

Durante toda la película no podía dejar de pensar en eso. La trama completa está basada en el hecho de que Dory realmente no recuerda donde está su familia y decide ir a buscarla, y en base a repentinos flash backs nos enteramos que la historia de Dory es suuuuper triste, pero que sin embargo parece que Pixar no nos deja conectar con Tristeza en nuestra mente, por que apenas se está poniendo medio emo el tema, paf, chiste de peos. Bueno, no de peos peos, pero le diré así. Pixar es casi un poco como yo: cuando está a punto de ocurrir algo serio, cuando la situación a alcanzado su grado máximo de seriedad, tiro una talla para poner el cable a tierra. Déjanos llorar Pixar! Queremos llorar!

Además, está el tema ese de la tan mencionada pareja de lesbianas. Quiero decir algo, y no puedo enfatizarlo lo suficiente: LE DIERON EL MEDIO COLOR OE ZI. Viejo, nunca se supo si las minas eran lesbianas. No aparecían ni 4 segundos en escena ni tampoco afectaban en nada a la trama. Al final, hasta la misma Ellen Degeneres pensó que era un poco muy prejuicioso pensar que todas las minas que se cortan mal el pelo son lelas. Era una mina con el pelo raro no más y punto xD

PERO! a pesar de todo este rollo medio raro de “haha, burlémonos por que en cualquier rato puede perderse y no va a recordar ni siquiera quién es!”, la película tiene un mensaje familiar muy bonito. Momentos muy emotivos y algunos muy rompekokoros. No me sentí para nada cómodo cuando los niños se reían en la sala, pero agradezco haber ido en un horario donde la sala ni siquiera estaba a la mitad. Y habían más adultos que niños… A todo esto, estos niños de 5, 6 años… sé que no captaron lo que es nada… habrán visto la de Nemo? habrán entendido las referencias a la otra película (que son varias)?

Sin querer aburrir mucho… tengo que decir que igual me agradó la película. Trato de dejar las lecturas cuáticas de lado y pensar lo mejor posible de todo pero… uff.

Ya, igual le voy a poner nota: su 7 piola. Como siempre es una delicia ver a Pixar, pero es incómodo. Ya saben por qué.

#eso

Pd. Ahora voy a tirar un spoiler pequeño: ¿qué me dicen de ese lobo marino que no hablaba? Compadre, ese lobo tenía problemas y los demás lobos se reían de el y además le hacían bullying… como quieren que lea eso!?

No + likes: Ayudemos de verdad con ChangeTip!

Si hay una cosa que odio… son todas esas imágenes ultra trilladas en mi inicio de Facebook con gatos muertos, guaguas sin cabeza y lugares destrozados rogando por un like para “ayudar” o “crear conciencia”. Al fin y al cabo todas esas publicaciones crecen y crecen en popularidad sólo por el morbo que involucran. No hay verdadera ayuda. No hay verdadera conciencia. Ahora, si tu compartes ese tipo de cosas y ya no te tengo agregado en Facebook… ya sabes por qué es… 😉

También hay otro tipo de publicaciones en Facebook, que a pesar de que odio… no me parecen taaaan odiables. Y hablo específicamente de contenido creado para entretener. Pueden ser videoblogs, fotos, webshows o lo que sea. Si, incluso let’s play -.-“. Pero la verdad es que dándole likes a sus videos y suscribiéndonos no hay mucho de ganancia por parte de la publicidad a sus creadores. ¿No crees que éstas personas merecen algo más? Si las vieras en la calle haciendo su arte (cantando, tocando, bailando, whatever) les tirarías alguna monedita? Bueno, ahora puedes hacerlo a través de internet, con ChangeTip.

ChangeTip es un sistema que permite dar propinas a prácticamente cualquier persona online. Su eslogan es “Más que un like, mejor que un Compartir” y deja en claro lo que explicaba arriba: Si quieres apoyar algo, anda sacando la billetera!. Debido a los altos costos de comisiones, enviar dinero con el método tradicional no vale para nada la pena, pero ChangeTip usa la tan amada tecnología Bitcoin (cuyas comisiones son casi nulas) de modo que puedas enviar la cantidad que quieras a quién tu quieras: un músico nuevo, un cineasta que regala un film en su sitio, Germán, un podcast que te guste mucho, unos granjeros al otro lado del mundo que necesitan agua, lo que sea! ChangeTip también tiene una opción donde derivas todas las propinas que te lleguen a una caridad de tu elección. Awesome!

¿Cómo funciona? Voy a contarte desde mi experiencia. Primero, te creas una cuenta. Tiene APIs sociales, asi que puedes registrarte con Facebook, Twitter, etc… Muy rápido. Lo siguiente, es cargar tu cuenta con bitcoins. La cargué con 10 USD para empezar a probar y decidí enviarle una propina a Tony Zhou. ¿Quién es Tony Zhou? Bueno, es un compadre muy seco que hace video ensayos de películas en YouTube. Vayan a su canal, en verdad es seco y  sus videos son muy interesantes. Bueno, volviéndo al tema… quería probar a darle una propina a Tony… pero… ¿cuánto? Descubrí que lo máximo que puedo dar de propina son 25 dólares y lo mínimo es 1 satoshi (0.000007 dólares al día de hoy) pero todavía no podía decidir cuánto darle… y ahi ChangeTip me ayudó caleta.

Resulta que en ChangeTip también hay items que pueden darse. Estos items ya tienen valores predeterminados. Una galleta, una cerveza, un café, un pie, una comida. Así que dije… ok, le regalaré un café a éste tipo. Ya… un café… y… cómo se lo mando!? MÁS SIMPLE AÚN! ChangeTip puede enviarse por casi cualquier plataforma social existente. Al menos, las más usadas, asi que lo contacté por Twitter y le dije:

¿Qué pasó aquí? Bueno, en este tweet ocurre la magia. Primero, la persona a quién quieres mandarle una propina: “@tonyszhou”, segundo, qué quieres enviarle: “a coffee” y tercero, mencionar a @ChangeTip y el bot hace la magia.

Y al cabo de un rato, ésto pasó…

El mismísimo Tony himself me agradeció por su café. Asi es que me imagino que en este rato debe estar tomándoselo. Wena onda.

Ahora, ustedes se preguntarán: “y si el compadre cacha poco  de bitcoins, cómo va a sacar su plata?” bueno, la plata puede retirarse por medio de PayPal y depósitos. Además, también puede cambiarse directamente por giftcards (entre ellas, de Starbucks), asi que lo más fácil para Tony sería cambiar su propina por una giftcard e ir a tomarse un cafecito por ahi cerca. Y eso es todo! No solamente doy likes a sus videos. No solamente me suscribo a su canal, si no que además lo invito a un café para mostrarle mi aprecio. Y ustedes pueden (y deben) empezar a hacer lo mismo. Ya no bastan los likes. Ya no bastan los compartir. De hecho, nunca lo hicieron. Metámonos la mano al bolsillo por nuestros creadores de contenido favoritos y por las causas en las que creemos.

Y ya que estamos en ésto… en el menú de arriba encontrarán un botoncito bonito bakancito que dice “Invítame un café”… ya saben como termina la historia 😉

#eso

Pd. No tiene que ser necesariamente un café, claro está. De hecho, en ChangeTip también se pueden crear los ítems que arriba mencionaba. Yo creé uno que se llama “Menú Junaeb” por $1600 xD

#2SemanasyUnDía (Parte 3 – Final)

**Click aquí para ir a la parte dos de ésta maravillosa historia**

OST perfecto para éste capítulo: Pxndx – La Reina de Uxmal

– Y… usted sabe de electricidad?
– Ehh, no mi título es de Electrónico – le respondí.

La persona que me hacía la entrevista de trabajo no parecía convencida. Yo no miraba nada. Necesitaba la plata, pero en realidad lo que más necesitaba era morir.

Días antes Batman y yo habíamos terminado. Bueno, Batman había terminado conmigo. Nope, no hay detalles de cómo fue la relación ni cómo fue el quiebre. Si nos pusiéramos a discutir quién tuvo y quién no tuvo la culpa… uff… la humanidad no tiene tanto tiempo.

Batman y yo terminanos y eso es todo lo que necesitan saber. Tuvimos buenos ratos. Después de que yo por fin me rendí ante mis sentimientos obvios que no podía seguir ocultando le dimos rienda suelta a una relación seria, bien constituida y pública. Bonus track: Hagan lo que hagan, jamás terminen con nadie por mensaje. Es cruel.

Anyway… días después yo obtuve el trabajo. La persona que me contrató aún tenía dudas. Se veía en su cara. Era una pega donde estaba ocupado todo el día, pero era tan mecánico que mi cerebro estaba libre y no hacía más que pensar en ella. Ese fue el apogeo de mi estado de conciencia emo creativo y mi cuenta de twitter recibió la peor parte. Oh, esos tweets. Estaban cargados de sentimientos emos rebuscados y de lamentaciones de la vida diaria que… pobre del que me siguiera.

Entonces mis días pasaban así: Yo llegaba a la pega. El jefe me decía algunas cosas que no interesan. Yo prendía el teléfono y ponía mi música emo. Lloraba. No con lágrimas, pero lo hacía. Terminaba mi día. Me cambiaba ropa. Me iba a clases.

Cuando Batman me cambió por un especímen de menor calidad… quedé vagando por el tiempo y el espacio. No sabía que hacer. No en el ámbito filosófico abstracto… sino que en verdad… NO SABÍA QUE HACER. Y cada día era interminablemente más doloroso y más largo que el anterior.

Donde trabajaba habían muchas ventanas. Siempre miraba por una de ellas y decía: “Han pasado 4 días desde que me dejó”. Como si alguien me escuchase y/o le importara. Y así… everyday… hasta que en el día número 15: “Han pasado 2 semanas y un día desde que me dejó…”

Hubo un silencio. Dentro de mi. Pero no sólo dentro de mi. Fue en el mundo. Todos se silenciaron. Si recuerdas un momento en el que te silenciaste hardcore, fue ese momento, yo, en otro lado del mundo, estaba teniéndo una epifanía: fue culpa mía.

Quise enmendar mi error haciendo un video. Me manejaba algo en los programas de edición. Quise hacer un video, una suerte de vlog con consejos para un pololeo saludable (cáchate los rollos). Y el nombre de ese video iba a ser “2 semanas y un dia: consejos para un pololeo saludable” (o algo así).

Me bastaron cerca de 2 días para darme cuenta de lo poco que sabía del tema que iba a abordar en dicho video y de lo patético que sonaba. Abandone dicha idea, pero la idea principal continuó y así nació #2SemanasyUnDía, un canal de YouTube destinado a no ser visto por nadie y con fines curativos.

#2SemanasyUnDia tuvo una fama corta. Quizás varios recuerdan el video del 14 de febrero. Ése fue un rayo en una botella. Después de ese video todos esperában más humor del tío Isra y no loco. En realidad, mi idea original nunca fue hacer humor… era sólo… experimentar. Tiempo después, #2SemanasyUnDía abrió éste blog, que sólo se usaba para publicar los videos que eran colgados en YouTube. Peeeeeero, YouTube empezó a bajarme algunos videos y a mi me dió la loquera. Cerré el canal, el twitter, el fanpage de Facebook y me quedé sólo con el blog que hasta ahora no sé de qué se trata. La mayor parte de las entradas son reviews de películas, pero todos sabemos que son bieeen malas. De todas formas, #2SemanasyUnDía va a seguir. Como blog, como diario de vida, como lugar de reviews malas de libros y películas, como una forma muy buena de procastinar.

¿Y qué pasó con Batman? Bueno, no tengo idea. Simple y sencillo. No la extraño ya (han pasado 4 años!), pero tampoco la odio. Reconozco que pasamos buenos momentos y le agradezco la intensidad de lo que vivimos. Fue corto, pero bueno.

Ahora sí… #eso

 

No es la vida sino su sombra

La noche pasada estuve en el Reino de las sombras. Si supiesen lo extraño que es sentirse en él. Un mundo sin sonido, sin color. Todas las cosas –la tierra, los árboles, la gente, el agua y el aire- están imbuidas allí de un gris monótono. Rayos grises del sol que atraviesan un cielo gris, grises ojos en medio de rostros grises y, en los árboles, hojas de un gris ceniza. No es la vida sino su sombra, no es el movimiento sino su espectro silencioso.

El Reino de las sombras – Máximo Gorki (1896)

Estoy haciendo un trabajo sobre el origen del cine. No en este rato, como podéis adivinar, sino en presente. Me encuentro sumergido en el. Y a pesar de que los inicios del cine son difusos y no de un día para el otro, siempre se acepta como convención de que el cine nace con el cinematógrafo de los hermanos Lumiére (verdad a medias) y con sus incansables giras por Europa mostrando las primeras “películas”. Éstas películas no eran más que sucesos diarios grabados por los mismos hermanos Lumiére y que no tienen nada de interesante en contraste a la complejidad que implica una película hoy. En ellas no había trama, ni actos, ni valores de plano distintos, ni guiones, ni nada. Era registros puramente documentales.

Dentro de la investigación que éste trabajo conlleva, ayer encontré el texto “El reino de las sombras” de Máximo Gorki… ¿cuál es la gracia de este? Bueno, Gorki tuvo la oportunidad de estar en uno de los momentos clave de la historia del cine. El estuvo en una de las funciones de los hermanos Lumiére en Moscú el 3 de Julio de 1896. Es un texto, por decirlo menos, inquietante.

¿Cómo será ver por primera vez tu mundo de siempre, ahora, alojado en una cortina, sin colores, sin sonido y sin razón aparente?

Debo confesar que hasta hace poco yo pensaba, inconscientemente, que el mundo antiguo estaba en blanco y negro. Pensaba que en cierto punto, en la escuela me enseñarían algo como “Y así fue como el mundo se llenó de color”. Entonces, puedo sentirme, en cierto sentido, cercano al texto de Gorki. Ver el mundo que conoces despojado de su vida es, ciertamente, un espectáculo dantesco. Gorki clasifica de “deprimente” un espectáculo cuya función principal era entretener (cualquier parecido con la realidad actual es sólo coincidencia) y además no se queda sólo en eso, sino que parece rápidamente entender la fibra básica de lo que es el cine y cómo aplicarlo luego dando algunas ideas de tramas bien interesantes.

Así que, dejen de perder su tiempo leyéndome a mi y mejor muevan su vista a un escritor mejor y lean El Reino de las Sombras en el enlace de abajo. Es cortito.

Haz clic en éste enlace para hacerte más culto.

#eso

PD. Probablemente use harto de ésta entrada en mi trabajo. Bien. Ya voy a la mitad.

Semana mechona

La próxima semana es la semana mechona. ¿Cuál es la gracia de tener  la semana mechona tan tarde? No me miren a mí, yo no la organicé.

La próxima semana es la semana mechona y como casi no habrá clases (y digo casi por la pura buena onda) muchos de mis compañeros se devolvieron a sus planetas natales. Era natural, entonces, que quién les habla lo considerara también.

Me imaginé yo, yo mismo, mi, bajando del avión, con un coro de voces en el retiro de maletas, y unos letreros de mis queridísimos amigos y familiares esperándome en el aeropuerto.

“Israel Olivares”, “Sr asombroso”, “Que bueno que volviste”, “La vida sin tí aquí no avanza”.

Luego, agarraríamos un helicóptero y nos iríamos a mi casa, donde otras personas, las más hábiles, preparan el medio asado para recibirme. Bebida, comida, tallas, y lo más importante… yo.

Llegué a la casa entonces, me precipité delante del computador buscando pasajes… habían unos bien baratos así que consideré mis opciones. Puse los pro y los contra de irme vs los pro y los contra de quedarme. Los de irme eran tentadores… pero los de quedarme no se quedaban atrás. Entonces, decidí tomar otro enfoque… otra angulación de cámara, otra altura de cámara, otro plano… y cambié la pregunta del “¿voy?” a “¿por qué voy?” y la respuesta fue, y sigue siendo la misma: vanidad.

Quería que todos se sentaran en el piso alrededor de mi y escucharan mis aventuras. Quería que todos hicieran un alto en sus vidas por que HEY! YO ESTOY EN LA CIUDAD Y DEBEN VERME. Quería pensar que todo giraba en torno a mí.. otra vez.

Sin embargo… no sólo me quedé en la vanidad como respuesta… también encontré su apellido: MIEDO. Me aterrorizó la idea de llegar a mi ciudad y que no le importe a nadie excepto a los taxis que me llevarán del aeropuerto a la casa y viceversa.

Al fin y al cabo, ¿quién soy yo? y ¿por qué todos deberían cesar sus labores por una semana para verme hablar? Eso da para otra entrada.

La próxima semana es la semana mechona y yo… voy a quedarme en Viña.

#eso

PD. Loco, lo siento. No puedo evitar la densidad. Es yo mismo.